Buscar
  • Efraín Gamboa

La responsabilidad del Director

Actualizado: may 27



“El Director es el responsable de la actuación y del bienestar de la empresa, de lo que está pasando y de los resultados”. Francis J. Aguilar (Harvard Business School)


¿Es consciente el Director si está preparado o dispuesto a asumir las responsabilidades que le corresponde?


¿En tu organización tienes colaboradores que tampoco son conscientes de ello?


Desafortunadamente en la mayoría de las organizaciones alrededor del setenta y ocho por ciento de los colaboradores prefieren asumir un compromiso laboral superficial, ineficaz, apático y cínico frente a sus responsabilidades. Generalmente en este tipo de organizaciones, prevalece un sistema de gestión por decreto, que dispone de abundantes recursos para garantizar la obediencia, por lo que los comportamientos de los líderes refuerzan los rasgos de control desde la alta dirección, propios de un modelo de compromiso superficial de los colaboradores. Se trata de hacer sentir a los empleados que la dirección tiene la razón y la fuerza para implementar el mando de “haz lo que digo”, arrebatando el sentido de responsabilidad personal, la iniciativa, la delegación de autoridad y la falta de respeto a los mandos intermedios, y, reforzando y fortaleciendo precisamente esto que no quieren ver.


Este tipo de compromiso de colaborador funciona como un mecanismo de supervivencia, una forma de conducta adaptable que permite a los empleados soportar. Aprenden a sobrevivir a base de obedecer, por lo que el rendimiento es hacer lo mínimo de lo que se les exige. Y paralelamente en la alta dirección se aprende a sobrevivir a base de imponer.


Eventualmente aquel colaborador que más ha soportado y aun así ha dado resultados superiores al promedio, se le promueve y asignan nuevas responsabilidades como el mantener el sistema con la alta e infame expectativa que haga un cambio real en sus subordinados, antes excompañeros.


¿Qué hacer?


No es posible encontrar la respuesta adecuada a ningún problema aislando las secuencias de sucesos y proyectando sobre ellos la noción mental de “causas” que en realidad solo son superposiciones artificiales productos de puntos de vista arbitrarios e hipótesis falsas que encubren conveniencias personales, falaces estadísticas, sentimientos, presiones mediáticas, prejuicios personales o intereses creados.


Es necesario identificar las condiciones que subyacen a las causas aparentes, y darnos cuenta de que las verdaderas causas solo existen en la propia conciencia del hombre.

¿De qué no hemos sido conscientes cuando observamos un resultado inadecuado, que en realidad es un efecto?


Carl Jung desde la psicología llegó a la conclusión de que en el inconsciente existe un impulso innato hacia la plenitud, la integridad y la realización y, que el inconsciente procura los medios para llevarlo a cabo, por lo que es a través de elevar el nivel de conciencia personal y colectivo, que encontramos una vía rápida y segura de ser conscientes de las responsabilidades dentro de una organización.


Los acontecimientos de la vida organizacional son oportunidades de crecer, experimentar, expandirse y desarrollarse. Cuando el observador es parte de lo observado, podemos descubrir que, algún propósito inconsciente había detrás de cada acontecimiento, dispuesto a salir a la luz para aprender algo importante de él y darnos cuenta de que, no es necesario el conflicto ni para la persona ni para la organización.


contacto@huddleup.mx

315 vistas

Entradas Recientes

Ver todo